Evangelio Seglar en Facebook

Posted on diciembre 4th, 2020 in Difunde Evangelio Seglar by admin

facebookAhora también nos puedes seguir por FACEBOOK.

encuentranos en facebook
Saludos

PRIMER PASO: LECTIO

Posted on abril 18th, 2021 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Lucas 24,35-48

Así estaba escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día.

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: «Paz a vosotros.» Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: «¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.» Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: «¿Tenéis ahí algo de comer?» Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: «Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.» Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.»

NOTAS BÍBLICAS

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Es la continuación del relato de los caminantes de Emaús («lo que les había acontecido en el camino») a su vuelta a Jerusalén, donde estaban reunidos los demás discípulos con Simón.

La presencia de «Jesús en medio de sus discípulo» transmite la paz, presente desde el comienzo del Evangelio: paz en la tierra a los hombres de buena voluntad (2,14)

La reacción de sus discípulos de creerse ante el espíritu de un muerto (un «fantasma» traducen a veces) representa la creencia griega de la supervivencia del alma tras la muerte del cuerpo. Lucas combate esa filosofía y afirma la resurrección de la persona de Jesús: «soy yo en persona»; e insiste particularmente en que no es un «espíritu»: «palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos»; hasta le hace comer.

El pescado asado que come (en Jerusalén, donde no hay mar alguno cercano) recuerda la multiplicación de los panes y los peces, es decir, la Eucaristía. Los de Emáus contaron «como reconocieron a Jesús en el partir el pan», y ahora le reconocer al comer el pescado.

A partir del verso 44 sigue un discurso de Jesús donde recuerda que los sucedido estaba anunciado por el Antiguo Testamento («lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos») dándose así la clave cristiana de lectura de tales libros inspirados: “les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras».

Por último los nombra «testigos» («mártires» en griego), o sea, los que «en su nombre predicarán la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos»

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 18th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

LA PASCUA DESDE UN SEGLAR

(hombre, casado, 2 hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Este es un evangelio sumamente gráfico de cómo actuamos los hombres, no sólo en materia de fe, que siempre se puede justificar que hay que dar un salto para creer en ella, sino cuando se nos presenta algo real, pero maravilloso, especial, único e irrepetible…que no lo creemos. Es sorprendente lo ciego que nos queremos volver ante algunas realidades. Bien es verdad que a veces esta sorpresa viene por la inmensa alegría, admiración y cariño que nos produce ver a alguien. Aquí unos discípulos entristecidos, a pesar de haber oído y a algún signo se encuentran con Jesús. Este no se hace invisible, se muestra ante ellos tal como es y se presenta. Ayer nos encontramos a Jesús y se nos presentó, hoy lo hará también…y mañana, y dependerá de nosotros reconocerlo o no, alarmarnos o no y es así, no porque te lo diga yo, sino porque Él mismo nos dijo en Mateo: En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis. Y solo un detalle más, Jesús “se esforzó” en cumplir lo establecido en la Ley de Moisés (para nosotros Antiguo testamento) Jesús cumple con lo dicho, con lo prometido. Un motivo más para creer en la promesa de la vida eterna…y también nos dijo que teníamos que trabajar por su Reino. También esto era parte del trato.

DESDE UN PROYECTO DE FAMILIA

(mujer, soltera, próxima a contraer matrimonio, trabaja, pertenece a movimiento eclesial)

Este texto trata de un nuevo encuentro con el Resucitado y para mí, la forma en la que se produce nos da pistas claves de cómo reconocer, trabajar y compartir la fe en nuestra vida. En primer lugar, Jesús se hace presente en un lugar en el que los discípulos están reunidos hablando de “lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan”. Ser cristiano pues, es predicar, es compartir con los demás tu fe a través de actos y palabras. Esta experiencia de fe es “ser testigos”, como dice este Evangelio, y compartir ese testimonio de vida con los demás. ¿Cuántas veces lo hacemos?, ¿Hablamos de Dios?, ¿Compartimos nuestra experiencia como cristianos cuando estamos reunidos con amigos, con la familia, con gente que quizá no comparte esta visión? En segundo lugar, Jesús se presenta en una comunidad, cuando están reunidos, hablando de Él. Seguro que recordamos aquel pasaje de “donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18:20) y es que esto ocurre realmente. Qué fácil es a veces tener esas dudas en nuestro interior a las que Jesús se refiere, pero Jesús en comunidad nos aporta una presencia real. Encontrarse con Cristo no es ver a un fantasma, es tener una experiencia de fe compartida con los hermanos. Por último, Jesús recurre a las Escrituras para recordar a la comunidad la importancia de acudir a ellas. ¿Tenemos realmente el Evangelio presente en nuestras vidas? ¿Nos limitamos a leerlo o somos capaces de comprenderlo como Jesús nos pide? Seamos pues, testigos de la obra de Dios, prediquemos la presencia de Jesús Resucitado en nuestras vidas, hagamos crecer nuestra fe en comunidad, y recurramos al Evangelio para parecernos más a Él.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on abril 18th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

¿Por qué surgen dudas en vuestro interior?

Señor Jesús, el Resucitado:

no puedo no dudar.

Vivimos tiempos extraños, neblinosos, llenos de miedos.

¡Paparruchas y paparruchas!

¿Dónde encontrar caminos de certezas?

¡Acompáñanos!

¡Ábrenos los ojos y el corazón!

¡Haz de nosotros ángeles de veracidad!

Señor Jesús, el Resucitado:

no puedo no tener miedo.

Hay muchas incertidumbres a corto, medio y largo.

Salud, trabajo, tensiones políticas.

¡Inestabilidad de inestabilidades!

¡Sé aún más nuestra roca!

¡Sé aún más nuestra piedra angular!

¡Sé, aún más el fundamento de nuestra vida!

¡Haz de nosotros ángeles de sabiduría!

Señor Jesús, el Resucitado:

no puedo no tener ansiedades.

Hay dentro de mí,

dentro de nosotros

vacilaciones…

Tenemos fe,

pero a medio gas.

Tenemos compromisos,

pero muy medidos.

Rezamos,

pero buscamos comodidad.

¡Estamos muy cómodos en nuestras zonas de comodidad!

¡Señor Jesús, rompe las cadenas,

nuestras cadenas,

las que nos ponemos

a nosotros mismos…!

¡Señor Jesús,

somos ángeles con grandes alas de cadenas!

Señor Jesús, el Resucitado:

infundes siglo tras siglo

el Espíritu Santo

en nosotros,

en la Iglesia,

en el mundo,

en el cosmos…

Señor Jesús:

tienes las palabras que han dado

sentido, significado y sensibilidad

a todas las generaciones de testigos

y sembradores que nos han trasmitido la fe.

¿A quién iríamos sino a ti, el Resucitado

para seguir sembrando humanidad,

de esa humanidad iluminada

por tu gracia,

por tu vida,

por tu santidad.

Señor Jesús,

¡Libéranos,

apóyanos,

acreciéntanos

en lo mejor de nuestra humanidad

para seguirte y proseguir

tu obra de humanización,

de liberación,

de santificación!

Aleluya.

Aleluya.

Aleluya.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 18th, 2021 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Las dudas son totalmente normales, extrapolemos las dudas de los apóstoles a nosotros.  Os pongo un ejemplo: Esta mañana, me surgió un contratiempo en el trabajo. Olvidé algo en casa sin lo cual no podía realizar mi labor. Eso suponía volver sobre mis pasos, perder más de una hora, gastar combustible, hacer esperar a otros, acabar más tarde… Y para colmo, desde casa nadie me podía ayudar a «partir el camino» y que no tuviera que perder tanto tiempo.

Lo primero que me dije, esto es uno de esos dolores (“Jesús Abandonado”) que tengo que saber redimir y descubrir detrás de él a «Jesús Resucitado». Pero no lograba salir de mi enfado, seguía sintiéndome mal, puse en el coche música de un grupo religioso, repetía una y otra vez la canción «Mi Pastor, Señor eres Tú, nada me podrá faltar…» para ver si lograba aceptarlo. Pero nada… Encima, me tocaba trabajarle a un cliente al cual no le tenía demasiada simpatía. Por amor al Señor, intenté no trasladar mi enfado durante las 7 horas que me tocó estar con este cliente. Es más, bromeé en diversas ocasiones para crear un ambiente más cercano, me mantuve, no sin costarme, de una manera agradable. Tardé varias horas en sentir algo de paz. Al final todo ha ido bien, mucho mejor que otras veces con este cliente. Nos hemos despedido con afecto y, en mi interior, experimenté la paz y la alegría del Resucitado.

Pero a mí me preocupaba ¿por qué había tardado tanto en reaccionar?, ¿por qué soy tan lento en ponerme en las manos de Dios…? En definitiva, ¿Por qué dudo de la Paz y la Alegría que transmite Jesús Resucitado..? Pidamos al Señor, cada día, que nos ayude a descubrirle detrás de cada dolor, pequeño o grande, QUE NO DUDEMOS, por que detrás de esa “máscara”, tengamos la certeza, está el RESUCITADO.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on abril 18th, 2021 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

PRIMER PASO: LECTIO

Posted on abril 12th, 2021 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Juan 20, 1-9

Él había de resucitar de entre los muertos.

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.» Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

NOTAS BÍBLICAS

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Sección final del evangelio de Juan.

Describe la visita de tres discípulos al sepulcro de Jesús, donde esperan encontrar su cadáver. Magdalena lo ve desde fuera, el discípulo amado desde la entrada y Pedro dentro. Progresivamente se van encontrando con signos que interpretan como un robo del cadáver («se han llevado del sepulcro al Señor»): Magdalena ve la piedra corrida, Juan además el lienzo -la sábana santa- sobre la tumba, Pedro aún el sudario doblado aparte. Sólo cuando el discípulo amado entra y contempla todo cree en la resurrección de Jesús.

En la escena siguiente Magdalena muestra que sigue sin dar crédito a ello. El lector es invitado a seguir el camino de fe del amigo de Jesús.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 11th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

LA PASCUA DESDE UN SEGLAR

(hombre, casado, 2 hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Vio y creyó. Simple y real. Si no vemos, no creemos. Nos pasa en nuestro trabajo, en el día a día. Creemos lo que vemos, y si no vemos no creemos…y eso NO es fe. Eso no es dar el salto de trascender. ¿Por qué creemos y basamos nuestra vida en unos libros antiguos que escribieron unos pescadores “metidos a escritores”?¿por qué creemos que esos textos son palabra de Dios?¿Por qué creemos en la Iglesias, y que lo que dice “un señor mayor de Roma” en determinadas cuestiones es infalible?…POR LA FE. Porque en algún momento de nuestra vida, o con cierta frecuencia hemos tenido una experiencia de Dios, que nos ha cambiado, que nos ha impresionado, cambiado, receteado, que no hemos entendido…y eso nos da la FE. Eso hace que, aunque ninguno de nosotros hayamos entrado al sepulcro vacío, y no hayamos visto…HEMOS CREÍDO…Pero no es fácil. La fe es una fuerza inmensa…cuando está de nuestro lado. Y no siempre lo está. A veces se nos escapa, o la dejamos escapar. Y entonces llega la pascua, que nos ayuda a recordar que a lo largo de la historia, desde el primer minuto, del primer día, de hecho, en el interior del sepulcro,  ha habido gente que no ha creído hasta ver el sepulcro vacío, pese a ver su figura, verle hacer milagros, escuchar sus palabras sanadoras y pasar mucho tiempo con Él. Así que tú y yo que vivimos 2021 años después de que no nos acompañe físicamente, que no hemos tocado sus vestidos, ni escucharlo en directo sus palabras, podemos también tener alguna duda…Y para eso está la Pascua, para ayudarnos a REvivir, REcordar (pasar de nuevo por el corazón) y a REtener (tener dos veces) la FE que vive dentro de nosotros. FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN.

DESDE UN PADRE DE FAMILIA

(Hombre, casado, padre de dos hijos, trabaja, pertenece a movimiento eclesial)

Al igual que ocurre hoy, también en su propio tiempo la figura de Jesús resultaba atractiva para gente muy dispar. El cercano milagro de la resurrección de Lázaro lo habría convertido además en una suerte de moderna estrella mediática, y al llegar a Jerusalén mucha gente, como los griegos del pasaje evangélico, querían verlo de cerca y escucharlo, imagino que buena parte de ellos con la pretensión de presenciar un nuevo prodigio.

Con esas expectativas, estoy convencido de que tanto nuestros griegos como el resto de habitantes de Jerusalén quedarían desconcertados con sus palabras. Porque el anuncio y la invitación que les hace Jesús, los mismos que hoy también nos dirige a nosotros, distan de cualquier otro que podamos recibir.

En un mundo dominado por el “yo”, donde con frecuencia todo lo supeditamos al bien superior que constituye nuestra mejor conveniencia, el Señor se muestra como víctima propiciatoria dispuesta a inmolarse gratuitamente por nosotros. Nos invita a abandonar nuestros egos y seguirle. Nos anima a recorrer junto a Él el camino de misericordia, perdón y amor que nos propone a lo largo de todo el Evangelio.

La oferta está sobre la mesa y no sé si, para nuestros hijos, será más atractiva que la que youtubers, instagramers e influencers les lanzan a diario. Lo que sí sé es que, a lo largo de la historia hemos sido muchos los que, por diferentes motivos y con distinto resultado, nos hemos acercado a escucharla. Vale la pena seguir proponiéndosela. La recompensa no es pequeña.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on abril 11th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, el Resucitado,

te adentraste en el centro del mundo al morir:

vértigo, abismo, anonadamiento…

mala muerte de mala muerte,

pero penúltima

porque penúltima es cualquier experiencia

en los cráteres y las venas de lo abyecto

en este áspero mundo.

Señor Jesús, el Resucitado,

lideras con convencimiento las inagotables fuerzas de la materia, de la vivacidad, de la historia transfigurada:

aliento de vida enhebrando energías inagotables

en los momentos oportunos

porque la Creación esta cuidada,

sostenida,

impelida

por un ardiente susurro tuyo de santa sabiduría

en su devenir milenario y asombroso.

Señor Jesús, el Resucitado,

quiebras de raíz los goznes agrios de la banalidad ególatra, del pecado soberbio, de la muerte inexorable:

radiante presencia de santidad que recrea y enamora,

se hable la lengua que se hable

porque no hay oración del corazón que no sea escuchada por ti

ni adoración humilde que no cree serenos vínculos de luz contigo

por los siglos de los siglos.

Señor Jesús, el Resucitado,

recorres la historia del cosmos y de los hombres dejando huellas de luz vibrantes en lo oscuro:

ondas silentes de esperanza que recorren todo siglo y toda lágrima

porque Tú eres el Agua de Vida, el Pan de Vida, la Palabra de Vida…

para todos,

para siempre,

… misterio de amor,

misterio de fe,

misterio de santidad…

Señor Jesús, el Resucitado,

por ti, las raíces fundantes de la realidad rezuman esperanza

como una alfaguara que sacia toda sed de cualquier corazón solitario:

Tú, aliento inefable de vida que fecunda y cuida toda vida,

Tú, aliento en la expansión del universo desde el inicio primordial,

Tú, aliento en la fulguración de los seres humanos excepcionales,

genios proféticos y deslumbrantes,

que intuyeron, maravillados

la santidad que alimenta

los deseos de sus corazones.

heridos,

sanados,

habitados.

Señor Jesús, el Resucitado,

aunque la culpa, el sufrimiento, el aislamiento

aún nos corroen y arañan nuestras pupilas,

aunque la maldad arrugue obscenamente los pliegues de los rostros y las biografías,

aunque desesperemos, tan humanos, de la inteligencia, de la libertad y del amor

en estos tiempos caóticos de inseguridad y miedos,

aunque haya tantos noes sádicos a la dignidad humana,

hoy, una vez más,

Domingo de Resurrección,

Domingo de los domingos,

Domingo de la Santidad…

llenos de pasmo, de alegría, de gozo

proclamamos con los mejores de la humanidad

que somos uno en el amor,

que somo uno en la vida,

que somos uno contigo,

Dios de Dios, Luz de Luz,

Tú, Cristo Jesús, el Resucitado,

el Santo de los Santos.

Señor Jesús, el Resucitado, que atraviesas lo mejor y lo peor de los andenes de la humanidad…

Señor Jesús, el Resucitado, que te haces presente en toda miseria y en todo fulgor…

Señor Jesús, el Resucitado, que estás en todo esfuerzo en el cuidado de la vida…

Señor Jesús, el Resucitado, que estás en todos los hijos de esta tierra…

Señor Jesús, el Resucitado, que habitas en todo deseo de bondad…

Señor Jesús, el Resucitado, tan humano entre los humanos…

Señor Jesús, el Resucitado,

ante Ti, hombres y mujeres

de estos tiempos tan extraños,

en comunión anhelante

proclamamos

nuestra fe,

nuestra esperanza,

nuestra alegría

al sentirnos vivos

en tu Vida,

al sentirnos

hermanos contigo, ante Ti, ante Ti;

al sentirnos

creyentes,

como tantos y tantos

Hijos de la Luz

a lo largo de la fascinante Historia de la Salvación

que recorre,

evidente y sumergida,

la Historia doliente y clarividente de la Humanidad.

¡Cristo Jesús, has resucitado!

¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on abril 11th, 2021 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 11th, 2021 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 5 hijos, ambos trabajan, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

De noche iremos de noche

que para encontrar la fuente

solo la sed nos alumbra

solo la sed nos alumbra

Cuántas oscuridades, cuántas dudas, cuántos desencuentros, cuántos agobios, cuántos fantasmas del pasado o temores del futuro se nos agolpan, cuántas críticas por lo que hacemos y cuánto nos persigue lo que no hacemos… Vaya, que si nos dejamos, se nos llena la mochila de piedras que nos bloquean incapacitándonos para seguir el camino de nuestra vida.

Solo si pasamos nuestras cargas y nuestras dificultades por la cruz de Cristo reciben la luz de la resurrección que lo transforma todo, pues las sombras desaparecen y cada cosa deja de distorsionarse para tomar su tamaño real. Y con luz, todo cobra vida, los colores se avivan y lo difuso se vuelve nítido. Y lo importante centra nuestra existencia.

Celebremos esta semana la resurrección de Jesús como el hito que centra nuestro caminar, como el acontecimiento que nos permite disfrutar desde ahora del Reino, como el tesoro que da sentido a todo lo que somos, como la fuente que encontramos para que nuestra vida tenga plenitud.

Que reconozcamos cuánto nos quiere Dios y cómo nos regala su amor y nos protege.

Que esta semana hagamos que esa gran alegría trascienda, que nuestra boca y nuestras manos expresen cómo está nuestro corazón.

Que en nuestra actitud se nos note que somos signo de paz.

Que en nuestro saludo se note la alegría de la resurrección.

Que bendigamos a los que nos rodean.¡Feliz Pascua de Resurrección!

Página siguiente »